lunes, 10 de julio de 2017

El golpe de los alcaldes a Urabá

Como perritos falderos los nueve alcaldes de Urabá salieron tras el gobernador Luís Pérez a legalizar los excesivos cobros de peajes en la zona.

Editorial de EL PREGONERO DEL DARIÉN-julio-2017
 Sorpresivo y mansalvero fue el duro golpe propinado por los nueve alcaldes de Urabá al bolsillo de los ciudadanos, al sentarse a puerta cerrada con el gobernador de Antioquia y voceros de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) a sellar una encerrona que traerá costos incalculables a esta de por si castigada región. A mansalva, porque se mancilló, se irrespetó el poder popular, máxima expresión de una democracia y cuando ya la misma ANI, venía discutiendo el tema con la Asamblea de Iniciativas Ciudadanas, diálogos a los que tímidamente se habían sumado algunos mandatarios.

El acuerdo de la traición al pueblo de Urabá es risible, unas promesas y unos compromisos de “estudiar algunas peticiones de los firmantes”, nada tangible, como a los niños los engañaron con un bombón. Ya los veremos en los próximos días. Firmaron un pacto apócrifo sin respaldo popular, le dieron la espalda a sus gobernados y esto traerá costos muy altos para la región y el primero de ellos es el costo político que estos alcaldes pagarán en las próximas elecciones; tendrán que ser unos electores muy torpes para apoyar en las urnas a estos señores o a los sucesores de sus negocios personales o a quienes han salido a romperse las vestiduras a defender lo indefendible. 

Es ahí donde el pueblo pasará la factura de cobro a semejante afrenta. Otros costos se los cargarán a los ciudadanos de a pie, los trasportadores, los comerciantes, las empresas de aseo, los dueños de supermercados, los ganaderos y todos en general, harán cuentas y le cargarán los costos de los peajes a los ciudadanos comunes y silvestres, como lo han hecho siempre en este país.

 Y que tal la siguiente perlita que aparece publicada en el portal “Las Dos Orillas" desde el año pasado y que tampoco llamó la atención de los señores nueve alcaldes, quienes salieron ahora como ovejitas al esquiladero a firmar el cobro de los peajes: “La auditoría detectó que a pesar de que se habían contratado la construcción de dobles calzadas en la troncal de las Américas, a través de adiciones a los contratos se pagó una suma adicional de $86 mil millones, cambiando el objeto contractual y realizando rehabilitación y mantenimiento de la vía y no la construcción como se había pactado inicialmente. Según el auditor de la Contraloría, Alberto Ruiz, ´´ese tipo de cambio dado el modelo y los ingresos de la concesión se proyectaron en 82 mil millones de pesos por lo que el monto fue superior a lo que vale un mantenimiento de estas características´´. Los tramos de la vía donde se encontraron las irregularidades son, Apartadó – Turbo; era doble calzada y se modificó para solo realizar un mantenimiento a la vía” 

Lo lamentable es que pocas veces se había visto en Urabá una sociedad tan organizada, tan decente para reclamar, en la Asamblea de Iniciativas Ciudadanas, convergen voceros de todos los partidos, de varias organizaciones no gubernamentales, de dirigentes cívicos, de personas sin partido, van bien en la reclamación, allí nadie puede hablar de politiquería como irresponsablemente quieren manejar el tema, en ninguna reunión, ni por fuera de ella han mezclado el tema de los peajes con la política, muy a pesar de ser un tema inminentemente político.

 En eso han sido muy responsables. De ahí la molestia por la actitud perversa de los alcaldes, de irse en contra vía, apoyando unas medidas arbitrarias, fuertemente lesivas para la comunidad, en especial para los más pobres y así el alcalde de Apartadó diga con la arrogancia y la soberbia que lo caracterizan, “que la mayoría de quienes protestan no tiene carro”, son justamente estos los más afectados, porque el impacto de los cobros de peajes darán al traste en el costo de la canasta familiar y así lo ha entendido Sintrainagro, por ejemplo, para no citar sino un ejemplo.

 Los alcaldes se apresuraron en busca de una porción de mermelada que nos les van a dar, no agotaron la vía del diálogo ni de la razón que le asiste al pueblo de Urabá y prueba de ello es que la Asamblea Departamental de Antioquia está abriendo las compuertas de la discusión, porque claro está hay otras salidas, para hacer menos onerosas las cargas. Ahora hay es que apoyar esta Asamblea de Iniciativas Ciudadanas, no dejarla sola, rodearla de pueblo, si en realidad Urabá quiere lograr una negociación más justa en este tema, porque lastimosamente con los señores alcalde ya no podemos contar. Ya se jugaron sus restos.