viernes, 14 de julio de 2017

“El establecimiento nos dividió en dos”

Darlinson Escobar, uno de los hombres fuertes del otrora Quinto Frente de las FARC, ratifica su compromiso de paz y con los acuerdos de la Habana.

Por: Wilmar Jaramillo Velásquez
Enviado especial de El 
PREGONERO DEL DARIÉN
Zona Veredal de Normalización Transitoria (ZVNT), Jacobo Arango de las FARC –vereda Llano Grande- municipio de Dabeiba -Antioquia

La lectura por los fusiles
Durante nuestra visita a la Zona Veredal de Normalización Transitoria (ZVNT), Jacobo Arango de las FARC, en zona rural del municipio de Dabeiba, dialogamos con Darlinson Escobar, quien hiciera parte del Estado Mayor del Quinto Frente de esa organización alzada en armas, hoy en transición a la vida institucional, quien afirmó que el día más crítico en su vida, fue cuando tomó la decisión de irse al monte.

“A nosotros nos obligaron, nos empujaron, el establecimiento nos dividió entre amigos y enemigos y terminamos enfrentados a unos soldados que ni siquiera conocíamos, siendo que su familia es la misma nuestra, como lo es la de un paramilitar, campesinos todos”

El Quinto Frente mantuvo operaciones militares en Urabá, Occidente antioqueño, Norte de Urabá, Chocó y Sur de Córdoba, siendo una de las unidades más beligerantes.

Sobre si están preparados para el momento que viven hoy, Darlinson manifestó:

“Es un tema muy complejo, si bien hemos estado claros desde que empuñamos las armas, esto no tenía que perdurar por toda la vida, que las armas no eran el fin sino el medio, acá estábamos como símbolo de protesta por la inconformidad por el abandono del Estado”

Este hombre con 26 años en la guerra, advierte hoy:

“Es una experiencia dolorosa que no nos gustaría recordar, estuvimos enfrentados al fantasma de la muerte durante todos estos tiempos, cada minuto que pasaba, pero también estábamos conscientes que ese era el sacrificio que teníamos que hacer por tratar de construir un mejor país”

Darlinson dijo que allí, en las FARC, a pesar que los han pintado como unos monstruos hay personas que sienten, que aman, que tienen sueños, que tienen una familia.

“Diría que gran parte de nuestra gente que está aquí es por eso, por el amor a la familia, porque a algunos se los mataron, a otros se los desaparecieron, a otros se los encarcelaron injustamente, a otros los desplazaron”

Sobre el tema de la seguridad que los inquieta, este ex combatiente a quien las fuerza pública le mató a su hija de 12 años, durante una operación en el departamento de Córdoba, en la cual también fue ultimado el comandante del Quinto Frente, Jacobo Arango y quien hoy es padre de un niño que está con su esposa argumenta:

“Somos conscientes que este proceso no es nada fácil y que todo no está construido que tenemos que construirlo, sabemos también de la inconsistencia del gobierno. En el punto tres, que es el fin del conflicto, está el tema de seguridad personal para nuestros integrantes y hay un tema que es el desmonte de las estructuras armadas al margen de la ley, que de alguna manera representan un peligro para nuestras unidades, nosotros ese tema no lo estamos planteando de una manera militar ni guerrerista, nosotros estamos planteando que ese tiene que ser un tema consensuado, un tema de inclusión, un tema de invitación a sumarse a estos acuerdos, de aportarle al país. Pero también hemos dicho, si el costo o el sacrificio por querer la paz y por construir un mejor país, será la muerte, bienvenida sea, pero que sea para un bien de nuestra gente”

Darlinson aprovechó la ocasión para enviar un mensaje a los contradictores del proceso de paz:

“¿Qué le decimos a los contradictores de este proceso? algunos pensarán que apoyar los acuerdos es apoyar a las FARC… no eso no es así, podemos tener diferencias políticas, pero eso lo debatimos en el escenario, eso lo debatimos con las palabras, no con las armas y bueno el mensaje es que nos sentemos y reflexionemos frente a todo este tema y miremos que es los que queremos, como queremos transformar a las comunidades y si queremos que la gente tenga participación, que sea incluida en los escenarios, en todos los espacios posibles que se vienen presentando en este país.

De la misma manera envió un mensaje a los habitantes de Urabá, así:

“Yo soy de Urabá, allá esta mi familia, mis amigos, mi adolescencia, allá está mi infancia y allá está toda mi vida, porque todo el tiempo de lucha mía ha sido allí, tengo un gran afecto por Urabá, conozco su gente, se como son las visiones políticas, los fenómenos que se están presentando.
Darlinson Escobar del Quinto Frente de las FARC
El mensaje que le mando a mi gente es lo mismo que he venido diciendo: apoyemos estos acuerdos, este proceso de paz, no permitamos que algunos caprichos personales nos frustren el sueño que tenemos los colombianos. Podemos haber cometido muchos errores nosotros como FARC, pero también muchísimo pero muchísimo más graves los que cometió el Estado. Yo invito a la gene de Urabá que apoyemos estos acuerdos, además Urabá tiene varios municipios priorizados, trabajemos por esta gente de manera conjunta, no importa la raza, no importa el color, no importa la condición social, no importa la diferencia política.

Finalmente este ex comandante de las FARC se lamentó de la forma como se enfrentan los colombianos:

“El establecimiento nos obligó y más triste es que dividió al país en dos sectores y esos dos sectores se veían como enemigos sin ni siquiera conocernos. ¿Por qué se tenía que decir que yo era enemigo de un soldado si no nos conocíamos, si somos colombianos, miremos la familia de ese soldado, venga miremos la familia mía, miremos la familia del paramilitar, la misma familia de campesinos porque tenemos que seguirnos matándonos?