martes, 15 de agosto de 2017

CUT rechaza amenazas a presidente del Sintracol Urabá.

Una clara advertencia y amenaza contra libertad sindical y de falta de garantías para adelantar el trabajo en la región del Urabá.


Por: Hernán Durango.

Una vez conocidas el lunes 14 de agosto de 2017 las amenazas de muerte en Apartadó, departamento de Antioquia, contra el dirigente sindical, Richard Monterrosa, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Agroindustria de Colombia -Sintracol- filial de la Federación Nacional Sindical Agropecuaria Fensuagro –CUT-, se pronunció Eberto Díaz, máximo representante de esta colectividad para dar el respaldo, apoyo y solidaridad y para reclamar ante el Gobierno Nacional medidas efectivas para garantizar y proteger la vida y el ejercicio sindical en las fincas bananeras de la región de Urabá.

“Ante estas amenazas de los grupos de extrema derecha paramilitares hemos hablado con el compañero Richard Monterrosa, presidente de Sintracol en Urabá, un importante sindicato que viene creciendo en la región afiliado a nuestra federación Fensuagro y le expresamos y ratificamos nuestro acompañamiento siempre para fortalecer Sintracol y seguir luchando por el mejor vivir de los obreros de la agroindustria bananera”, señala Eberto Diaz.

Eberto Díaz, advirtió que la CUT y distintas federaciones y asociaciones de trabajadores, así como organizaciones sociales y políticas le “solicitamos reiteradamente al Presidente de la República, Juan Manuel Santos, que cumpla con su palabra en el Acuerdo de Paz en el sentido de desarticular los grupos paramilitares que pululan en distintas regiones colombianas”.

La junta directiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Agroindustria de Colombia SINTRACOL denunció mediante comunicado ante la opinión pública nacional e internacional que el lunes 14 de agosto “hicieron presencia en la Finca M1 perteneciente a la Compañía Banacol, y la cual se encuentra localizada en el corregimiento Currulao (Turbo) en la región de Urabá, llegaron hasta la misma cinco( 5 ) paramilitares y procedieron a sacar a los trabajadores afiliados a Sintracol, intimidándolos y preguntándoles al mismo tiempo que hacían afiliados a ese sindicato y que si ese sindicato era patrocinado por la Guerrilla, y solicitaron que para el próximo jueves llevaran a este finca al señor Richard Monterrosa, presidente de Sintracol que allí lo Iván a estar esperando, lo que se considera una clara advertencia y amenaza contra libertad sindical y de falta de garantía para adelantar el trabajo en la región del Urabá, donde el paramilitarismo se ha venido reorganizando muy rápidamente”.

Agregan en el documento que “es de anotar que esta que esta intimidación y amenaza se da en momentos que los trabajadores están cerrando un nuevo ciclo de negociaciones, donde la Patronal y el sindicalismo patronalista, han acordado condiciones salariales y laborales que perjudicarán gravemente los intereses de los trabajadores en esta región”. Igualmente, la Junta Directiva solicita el apoyo y solidaridad para con Sintracol y exige del gobierno plenas garantías para el desarrollo de su trabajo.

La junta directiva sindical presentó el martes 15 de agosto las respectivas denuncias por estas graves amenazas contra el presidente Richard Monterrosa ante organismos como la Defensoría del Pueblo, Fiscalía Regional y Policía Nacional. También la harán llegar ante autoridades nacionales como Ministerio del Interior, Ministerio del Trabajo y Presidencia de la República, con copia a organismos defensores de los Derechos Humanos y la ONU. 

Encontrar a su hijo, la odisea de una guerrillera

Wendy Arango, mujer guerrillera de las FARC en transición a la vida civil, abordó con este medio informativo temas álgidos como el aborto y la pérdida de su hijo cuando acababa  de nacer, para evitar ser capturada.

Wendy Arango- rumbo a la vida civil

E.P.D.D: Wendy, cómo ha sido para usted esa presencia de la mujer en las FARC?

W.A: Es muy bonita porque se compone de hombres y mujeres, es algo que le da más ánimo a la guerrillerada en el caso de los hombres para seguir, porque en realidad las mujeres dentro de una organización como es las FARC es muy importante.

E.P.D.D: ¿Cómo fue esa experiencia en el combate para una mujer que sale de su casa y coge las armas a enfrentarse en un territorio hostil con enemigos, cuánto tiempo vivió en las FARC? 

W.A: Fueron diez años que estuve en la organización y creo que fue una experiencia muy bonita porque allí pudimos aprender muchas cosas, pues en los combates que te diría… fue algo muy interesante, como te digo la mujer igual que el hombre tiene unos derechos y aquí tenemos igualdad de derechos y ambos cumplimos las mismas misiones, entonces para una mujer ir al combate no es tan difícil, en el caso mío siempre me gustó ir al comando.

E.P.D.D: Cuál fue el día más difícil que tuvo en esos diez años en las FARC?

W.A: Creo que le día más difícil fue cuando quedé en embarazo y ya por razones de eso me tocó tener el bebé y lo más difícil para mí fue haberlo perdido en la tenida, porque me tocó salir del hospital y fue algo muy duro para mí, porque allí me iban a capturar y me tocó salir y dejar mi niño allí y esta es la hora que no he podido recuperarlo. 

E.P.D.D: ¿Aspira ahora en la vida civil iniciar la búsqueda de su hijo?

W.A: Si, claro he hecho todo lo posible por tan siquiera saber dónde está y el propósito es ese.


E.P.D.D: Usted me da lugar para una pregunta, hay un mensaje en algunos sectores de la sociedad que la mujer es utilizada, maltratada al interior de las FARC, que a los bebes los matan, que las hacen abortar ¿cuál es la versión suya frente a todos estos hechos? 

W.A: Como todos sabemos en una organización armada como nosotros es difícil tener a tantas mujeres en embarazo, por eso existe el anticonceptivo, no es tanto que la mujer no podía tener hijos, eso era algo que estaba dentro de la organización el aborto, es cierto, a las mujeres se les consulta si querían tenerlo el hijo o deseaban el aborto, 

E.P.D.D: Bueno, y los sueños de aquí para arriba, diez años de guerra y ahora hacia la paz en la transición a la vida civil ¿cuáles son los sueños de hoy? 

W.A: Ahora hay muchas expectativas y lo que más queremos es que el gobierno nos cumpla, ojalá que no tengamos que coger nuevamente las armas para buscar lo que hemos anhelado tanto tiempo, y ahora el anhelo es salir adelante, terminar los estudios, poder trabajar en una parte donde no tengamos persecución por parte de nadie y poder estar bien con nuestra familia.

E.P.D.D: ¿De dónde es usted?

W.A: Yo soy de Apartadó 

E.P.D.D: ¿Tiene familia allá?

W.A: siii, tengo tíos, tías. 

"La disciplina me tuvo vivo 46 años en las FARC"

Últimos pasos  de  las FARC, rumbo a la vida institucional de Colombia, habla un veterano guerrillero de Urabá.
Isaías Trujillo- veterano de guerra de las FARC

Por: Wilmar Jaramillo Velásquez- enviado especial de El  PREGONERO DEL DARIÉN
Zona Veredal de Normalización Transitoria (ZVNT), Jacobo Arango de las FARC –Vereda Llano Grande- municipio de Dabeiba –Antioquia.

Isaías Trujillo es un curtido guerrillero de las FARC, que ingresó a esa organización en 1971 y quien conoce como la palma de su mano departamentos como, Risaralda, Chocó, Córdoba y Antioquia. Atribuye estar vivo a su férrea disciplina y ostentó el cargo de comandante del Bloque Efraín Guzmán.

E.P.D.D: ¿Cuál es su nombre de pila?

Entrevistado: Mi nombre es Luis Óscar Úsuga Restrepo

E.P.D.D: ¿Y el nombre en la organización?

L.O.U.R.: Isaías Trujillo

E.P.D.D: ¿Cuánto tiempo en las FARC?

L.O.U.R: Yo ingresé en el 71, si hacemos la cuenta son como cuarenta y seis años

E.P.D.D: ¿y cuántos años tiene?

L.O.U.R.: Estoy caminando sobre setenta y tres años, este 17 de noviembre cumplo los 73.

E.P.D.D: ¿Por qué regiones del país ha transitado como miembro de las FARC?

L.O.U.R.: Me ha correspondido por los departamentos de Córdoba, Antioquia, Risaralda y Chocó 
Casi medio siglo de confrontación armada

E.P.D.D: ¿Cómo ha sido esta experiencia, un veterano de tantos años en la guerra?

L.O.U.R.: Bueno, para mí esta experiencia ha sido muy valiosa porque supe sortear la situación tanto militar como política, y eso puede ser lo que en este momento me lleva a estar vivo.

E.P.D.D: ¿Herido alguna vez en combate?

L.O.U.R.: No he sido herido ni capturado.

E.P.D.D: ¿Y cuál es la clave para no resultar herido en tantos años?

L.O.U.R.: La disciplina…tanto en el combate como estar en la vida por fuera de los combates

E.P.D.D:¿Cuál es el día más crítico, más doloroso que recuerda en las FARC, de esos que no se olvidan nunca?

L.O.U.R.: El día más crítico en las FARC fue cuando mataron al camarada Alfonso Cano.

E.P.D.D: ¿Cómo se ha preparado para el tránsito a la vida civil?

L.O.U.R.: Desde que nos comprometimos a cumplir con estos acuerdos, es porque estamos preparados tanto política como psicológicamente.

E.P.D.D: ¿Tiene temores?

L.O.U.R.: No tengo porque tener temores porque los riesgos se han corrido desde que estamos en las FARC

E.P.D.D: Si le pudiera dar un mensaje al presidente Santos ¿qué le diría?

L.O.U.R.: Que no vuelva a utilizar las armas en contra de quienes no comparten con sus políticas.

Un médico con visión de progreso democrático

Un hombre verdadero lo es, cuando sin el escándalo de los prejuicios, puede verter servicios que comprendan la vitalidad de las comunidades.

Médico Luís Alfonso Ossa B.

Por: Juan Mares-especial para El PREGONERO DEL DARIÉN

Hablar de un personaje de la importancia del médico Ossa me compromete con la historia de uno de esos líderes que actúan bajo la sombra del bajo perfil, un hombre de conciencia detrás del hombre de acción. Un hombre lleno de coraje y prudencia. Un hombre hecho de materia gris para sopesar los prejuicios e impertinencias de sus congéneres.

Del médico escuché muchas historias de la gente que habla bien de la gente. De manera particular fui su paciente en el consultorio de la farmacia Fátima y aparte de medicarme para la queja de ocasión, creo que lo que me hizo mejorar, a parte de los remedios medicados, fue su conversa sobre los aspectos sociales y políticos de nuestra región, que no recuerdo por qué los traje a cuento. Creo que le pregunté por el periódico la Noticia, del cual él fue un artífice de su creación, y que luego de tres o cuatro números desapareció debido al boleteo antidemocrático desatado por las intrigas políticas que no soportan cuando se le pisan los cayos a quienes no son capaces de sostener diálogos sustentados en la razón y no en la armas. Que no deseaban ser contradichas en sus acciones y propósitos.

El médico Ossa fue un artífice de la llegada de Camacol a la región y quizá el primero en pujar porque la Universidad de Antioquía sentara aquí su proyección humana tras la reivindicación educativa superior para darle mayor coherencia al progreso social y emprendedor de la región, cuando aún poca gente creía en la pujanza de esta amalgama de culturas en ebullición, cuando todo parecía naufragar por las malos direccionamientos de los timoneles de nuestro país. Fue algo así como una mampara de Arturo y Antonio Roldán con sus proyectos y visiones de futuro. Fue parte de ese trípode de hombres donde los dos que más se mostraron en momentos de convulsión social fueron borrados del mapa de los vivos y que debido a su prudencia supo pasar la tempestad y poder ser testigo de todo ese volumen de proyectos que se han ido cristalizando hasta hacer de Apartadó la capital cultural de la región y a Urabá y el Darién, zonas de sostén de un departamento y de una nación hacia el mundo globalizado.
En una presentación, de una exposición pictórica y de tallas en madera del artista Jenaro Mejía Kintana, en el restaurante Punto y Pasta, se expresó sobre las artes literarias y de la plástica de la siguiente manera: “Nos arrebata entonces el pintor de la contundente realidad en sus cuadros como lo que la literatura hace con la metáfora, el arte induce con variopintas formas amalgamadas en la mezcla infinita de colores. He ahí por qué el artista es, por sobre todo, un libertador de la palabra desde los símbolos plasmados en imágenes.” Pues sea dicho, cuando las imágenes suscitan sucesos, anhelos, denuncias sociales, y exaltación de lo bello, los símbolos provocan el diálogo para la reflexión de lo mismo. Ese día me di cuenta de la capacidad sutil del médico para punzar la crítica reflexiva en torno a los acontecimientos y su apreciación por las artes como instancias para mejorar la condición humana.

En el médico Ossa se puede estar perdiendo un posible gran administrador de la cosa pública, pues tiene cacumen para ello, esto si los políticos pensaran mejor en la honradez antes que en el favor de los votos para usurpar el erario de los pueblos.

Un hombre verdadero lo es, cuando sin el escándalo de los prejuicios, puede verter servicios que comprendan la vitalidad de las comunidades desde cada individuo, para hacerlo más ciudadano, y por qué no, más solidario y participativo en una sociedad llena de egoísmos. El médico Ossa entraña cada uno de estos rasgos pergeñados como una voluntad de conciencia.




Julio Carlos Angulo: Un pironte a mar abierto

A lo lejos, el salitre en la brisa del mar, trayendo esencias nuevas y antiguas de mujeres con el jugo de frutas tropicales y el color de los recuerdos.

El maestro, Julio Carlos Angulo, con el periodista Wilmar 
Jaramillo Velásquez, en las playas de San Juan.

Por: Juan Mares- especial para El-PREGONERO DEL DARIÉN

Sin espejos. Conocí a Julio Carlos Angulo en una exposición en el Banco de la República en Medellín. Allí me enteré de un personaje de las artes plásticas, de los mayores representantes en todo Latinoamérica en el manejo de la acuarela. Por aquellos días vivía en Envigado. En cualquier caso uno de los más altos representantes de la técnica acuarelista en Colombia. Qué no decir como representante del arte en Urabá y en especial de un pueblo refundido en uno de los más extraños parajes de la costa atlántica, en el caribe antioqueño. Tierras que fueron el paraíso del coco. Hoy es más plátano que cocoteros.

Se ha paseado con pinceles, bastidores y cuadros por África, Europa y Estados Unidos. Un día cualquiera, ya al cabo de los años, cuando Medellín ardía al fragor de Pablo Escobar, optó por vender la casa en Envigado y decidió sentar sus reales en su pueblo de origen: San Juan de Urabá. 

Es un batallador por todo lo que enriquezca a los pueblos en cultura artística. Cuando en San Juan se ven a gatas para pagar al director de la Casa de la Cultura, él es el apaga incendios. Allí, remansado en un transcurrir bucólico, sembrando esperanzas en cada uno de sus pupilos, se la pasa el Maestro Angulo dosificando sus días.

Julio Carlos Angulo, nació en 1950 en San Juan de Urabá, allí en las costas donde arribó un náufrago del que García Márquez escribió su relato luego de estar durante un tiempo a la deriva en alta mar. Este episodio puso en el mapa al caserío que aún no era municipio. Hoy el más alto referente de este municipio es sin duda, nuestro artista, pironte de atardeceres con arreboles y palenqueras. Testimonio que acumuló en su memoria para llevarlas al lienzo luego de realizar estudios de Bellas Artes en Cartagena.

La segunda vez que estreché su mano fue en un homenaje que le hicimos en la Casa de la Cultura Con motivo de la exposición anual de Septiembre Pinta Bien, en compañía de Jenaro Mejía Kintana en el año 2014; un evento para estimular las artes plásticas en la región de Urabá y creado por Joaquín Mario Murillo en el año 1997. 

De Julio Carlos se pueden buscar todos los epítetos lenitivos para exaltar su carácter sapiente, jovial y de servicio a su comunidad. Es un referente consultivo como en las más lejanas historias de los abuelos africanos, esos ancestros de señorío que dan los años para convertirse en una biblioteca biológica humana.
El maestro, en su estudio de su natal San Juan
Julio Carlos sigue perfilando historia de paisajes marinos, de cuerpos de mujeres de piel negra con la brillantez mate que adocena el sol y los colores de la tarde, cuando el sol empieza a esfumarse tras una nube, o la distancia del horizonte. Allí el paisaje entre platanales o ya desde la orilla de barrancos donde el lila, los grises, los ocres y los caobas son recreados en sus diversos matices. Los pueblanos Sanjuaneros le observan con el respeto que inspiran las personas sabias. A veces ni lo echan de ver de lo cotidiana que es su figura entre sus paisanos en su alrededor. 

Julio Carlos es un tesoro de artista prodigo en el ejercicio de la vida recreada: crea sus ámbitos, la pincelada y sus combinaciones coloridas, ya con el óleo o la acuarela; allí la perspectiva de sus proporciones en el volumen para dar solidez y gracia en cada superficie donde se paisajean personajes de su cultura, con su cultura y para la cultura como cultivo de tradiciones que permean la memoria de evocaciones diversas.

Imágenes que se van eternizando desde los andamiajes de sus bastidores, la policroma paleta y la individualidad de sus pinceles barruntados de lo esencial; de los barruntos de la tarde o del iris de una falda de mariposas y colores. A lo lejos, el salitre en la brisa del mar, trayendo esencias nuevas y antiguas de mujeres con el jugo de frutas tropicales y el color de las presencias y los recuerdos.

Julio Carlos es un emblema del arte, cuando ha sido trabajado, con la visión del oteador aguzado, para transferir el paisaje humano con el encanto de los magos de la plástica, a los lienzos con sus cielos de lejanías para el recuerdo, o para uno zambullirse en el fondo de una tinaja y escuchar los sonidos del silencio. 

Hay un escándalo de colores por las calles de San Juan de Urabá, que los citadinos no han podido escuchar, o tal vez sí y se hacen los locos, para que no se les vaya el verdadero.


El fotógrafo estandarte de Urabá

Llegó a Urabá en 1966 procedente de las riberas del río San Jorge en Córdoba, como vendedor de pescado, oficio que desempeñó de finca en finca y de caserío en caserío hasta 1972. 

 Kico en su salsa

Por: Juan Mares- especial para El PREGONERO DEL DARIÉN

Francisco Luis Barrientos, más conocido como Kico, nació el 22 de agosto de 1948. 

A partir de este año, realizó estudios de fotografía básica, por correspondencia, hasta que se hizo un profesional en el arte de los diafragmas, los enfoques, los obturadores, los encuadres y otros asuntos que la técnica y su visión artística, como experticia de un ejercicio lleno de dedicación solemne ante algo sagrado. Llegó con la perspectiva del pionero antioqueño para abrirse un espacio. Le echó mano a una cámara y empezó a disparar el obturador cuando aún no se usaba la fotografía a color. Llegó para atrapar instantes para el arte y evidencias históricas. Se rebuscaba en las fincas cuando aún abundaba la novedad de los telescopios, luego fueron las instantáneas polaroid.

Con el tiempo se le dio por aprender inglés hasta tener un dominio necesario para comunicarse. Luego le sirvió para pasearse por tierras de Israel en una excursión turística- religiosa y algunos lugares de Alemania, Grecia y Egipto. 

Oriundo de Santa Rosa de Osos, es decir, pasó del frío intenso al intenso calor de Urabá. De pronto empezó a retratar bautismos, matrimonios, confirmaciones, quinces de mujeres en flor y fiestas especiales de unos pueblos de pujanza inusitada, en medio del fragor de los acontecimientos fratricidas de la región. Hechos que repercutían en todo el país como una condena eterna para una democracia en formación. Este ejercicio continuo le dio el crédito de reportero gráfico para cuanto periódico, revista local, departamental y nacional le solicitaba sus servicios. Sus registros son cada uno de ellos testimonio del curso de la historia en estas lindes.

Kico, como se le conoce con mayor rigor popular, se fue volviendo un poeta del paisaje de Urabá, que segmentado en instantes atrapados en cada recodo de carretera y caminos veredales, de guardarrayas de fincas, y de los meandros de los ríos y del golfo. Se fue formando como testigo de las bellezas ocultas que recreó en dos bellos álbumes de los cuales reposan en distintas instancias y distancias geográficas del globo terráqueo. Sabemos de uno que reposa en el vaticano y entre diferentes personalidades de la política, y la historia. El primero, data de 1980 y en 1994 editó el segundo álbum mostrando el lado deslumbrante de nuestro territorio en sus bellezas mínimas y superlativas. 

Él ha atarrayado, con la luz de su cámara, pescadores del golfo, del Atrato y ríos menores con esa eponimia de huellas catías o caribes, señaladas con nombres de sabor a aguas primigenias y brillos renovadores de muchos atardeceres y que él, luego, hizo traducir al inglés, pues en cada pie de foto está plasmada, de manera bilingüe, el corazón y empeño de las transfiguraciones de su rostro para atrapar el resquicio de luz de sus imágenes.

En reconocimiento a su labor testimonial de fotografías para la historia, en 1999, el Taller de Escritores de Urabá en Apartadó, le concedió su máxima distinción cultural: “La Flor de Arizá”, por su empeño creativo de atmósfera de sensibilidad plástica y social: a toda una vida de entrega poética a un oficio. En el 2008 la Antena de Urabá le otorgó otro reconocimiento por su trabajo difundiendo: lo mejor de las personas y los paisajes de Urabá, 

Además, como dato curioso, alguna vez escribió un cuento poema sobre la causa de sonidos letales, al por mayor y al detal, a tal que un día un viejo Chevrolet con los platinos cerrados, causó pavor en Currulao, haciendo que los parroquianos pagaran escondrijos a peso. Cuento que tituló: El ratatá de sahumerio y donde se destapó el humor sarcástico de nuestro personaje.

Francisco Luis Barrientos ha sido testigo de la historia de los hechos más tórridos y cruentos de nuestras cotidianas violencias, testimoniado con sus fotografías toda la vida política, deportiva, religiosa y social de este Urabá antioqueño. Kico, es un referente de la fotografía testimonial de todos los hechos de importancia y sencillos de este territorio de múltiples rasgos culturales, étnicos y económicos en todo el Darién. Fotos cortesía-Kico.

Se agudiza crisis en los medios informativos

Mientras el sagrado derecho a la información que tienen los ciudadanos siga siendo un negocio tan lucrativo, otros factores como la ética, la verdad y la razón pasarán a planos secundarios.

Por: Wilmar Jaramillo Velásquez-Columnista EL PREGONERO DEL DARIÉN

La crisis que vive el periodismo mundial sigue avanzando de una manera vertiginosa y los propietarios de los grandes medios solamente ven números y negocios en crecimiento, a costa de la verdad, de la vida y la razón. Negocio es negocio, igual pasa con la salud.

La crisis de Venezuela es un ejemplo claro de estas realidades, la oposición al gobierno se ha dedicado a asesinar policías y chavistas, los quemen vivos en acciones atroces y trasmisiones en directo, destruyen universidades públicas, construidas con el esfuerzo y los recursos públicos, en medio de un aplauso casi que universal, guiados por el odio y los intereses económicos de un sicópata hoy al frente de los Estados Unidos de América, que poca memoria tenemos, ya olvidamos las falsas armas químicas de Sadam Husein, argumento de Estados Unidos para apropiarse de su petróleo. Pronto olvidamos que la muerte y la desolación dejada por este imperio en su afán de dominar la riqueza petrolera del mundo, la barbarie en Libia, Irak, Afganistán y Siria. Son muertos muy lejanos para unas mentes tan pobres como las nuestras.

La riqueza venezolana ha abierto la fauces de Donald Trump, apoyado por sus tradicionales socios de la extrema derecha latinoamericana, no perdonan el éxito de Correa en Ecuador ni de Evo en Bolivia, tienen que seguir siendo sus ciervos, si quieren seguir ostentando el poder y la riqueza de estos pueblos, así lo dicta Washington.

Venezuela como los restantes países vecinos viven la misma situación, una casta de diez, veinte familias, dueñas de todo, los medios de producción, de información, de bienes y servicios, de la industria, de la tierra y hasta del aire que respiran los ciudadanos. No cederán sin sangre, sin violencia al paso de otras opciones de gobierno.

De tras de todo este entramado, de esta tragedia, opera un monstruo de singular poder, los medios de comunicación, hechos para crear enemigos internos como lo ordena el Pentágono y multiplicarlos por todo el mundo.

En Colombia, una extrema derecha desesperada, a falta del enemigo interno, las FARC, crearon la ideología de género y el castrochavismo, el primero idiotiza al sector religioso, ciegamente seguidor de aquello que le predican sin saber qué, y el segundo a los incautos e ignorantes de la cosa política, pero ambos producen los votos suficientes para mantenerse en el poder, miren por ejemplo que ya el destituido y reconocido corrupto, Alejandro Ordoñez, uno de los impulsadores de la ideología de género, ya registra un 6% en algunas encuestas presidenciales.

Pero los medios informativos nuestros, tan acuciosos con Venezuela, no han visto lo que está ocurriendo con los mineros de Segovia y un amplia zona del departamento de Antioquia, donde la represión estatal desborda todos, los límites de la llamada institucionalidad, de la cual tanto alardean.